¿Por qué la carne de membrillo de Puente Genil?

CARNE MEMBRILLO PUENTE GENIL

Las primeras referencias históricas documentales en relación a nuestro postre tradicional, carne membrillo Puente Genil, la encontramos en el “Quijote “, en el capítulo dedicado al Banquete que se le ofrece a Sancho Panza, como gobernador de la isla de Barataria, en donde su mayordomo, al finalizar la comida  le recomienda unas tajaditas de carne de membrillo “Para que le asienten el estómago y le ayuden a la digestión “.

Carne membrillo Puente Genil, son dos nombres que están íntimamente relacionados, hasta tal punto que es imposible mencionar el nombre de esta localidad sin que se le asocie a tan rico manjar, y viceversa.

A nivel local este árbol frutal originario de Asia, por referencias documentales se cultivaba en las huertas de las riberas del Genil y aparece documentada  el origen de su elaboración  y  fabricación de la carne membrillo Puente Genil, fue algo espontáneo, si bien, no está definido en el tiempo. Los hortelanos de Puente Genil elaboraban caseramente este dulce con los frutos que daban sus campos.

Es a través de la industria alfarera como empieza a comercializarse este producto, pues los arrieros al llevar a otros pueblos sus piezas artesanales, solían llenar estas vasijas con la carne de membrillo puente genil, vendiendo en sus rutas ambas cosas a la vez. Será en la segunda mitad del siglo XIX, cuando esta conserva sale por primera vez de Puente Genil y se exporta por arrieros de la Villa a la vecina localidad de la Roda de Andalucía, a instancias del médico local de la citada localidad para atajar unas colitis crónicas que estaban padeciendo los vecinos y que esta conserva podía curar.

El primer exportador fue Francisco Rivas, confitero de la Villa, a partir de ahí, comenzaron a crearse fábricas de elaboración de este postre y, a finales del siglo XIX y principios del XX, la carne membrillo Puente Genil, ya se encontraba situado en el mercado nacional y en HispanoAmérica, donde su consumo cada vez se hacía más importante en la dieta, por ser una conserva bastante nutritiva.

Su receta es muy sencilla, mitad de azúcar y mitad de membrillo. De las primitivas fábricas que hubo en Puente Genil, en torno a 22, ya solamente se conservan tres: San Antonio, más conocida por La Góndola; San Lorenzo; La Membrillera Industrial y El Quijote.

Las fábricas de Carne Membrillo Puente Genil, fueron acreedoras de numerosos premios en exposiciones Nacionales e Internacionales, Burdeos, Barcelona, Buenos Aires y Londres, entre los más destacados, donde consiguieron importantes premios y medallas de oro.

La presentación de carne membrillo puente genil,  se realizaba en unas bellas cajas de hojalata, artísticamente litografiadas, con motivos decorativos imperantes en la época, modernistas, pompeyanas, costumbristas, goyescas etc… que forman una vistosa y variada colección. Destacar de entre todas ellas las realizadas con motivo de la boda del rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que forman una singular colección, incluso las realizadas con motivo del vuelo del Plus Ultra.

Dejar un comentario