Diferencia entre aceite de oliva virgen extra filtrado y sin filtrar

DIFERENCIA ENTRE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA FILTRADO Y SIN FILTRAR

Habrás observado en nuestra tienda que solemos distinguir entre aceite de oliva virgen extra filtrado y sin filtrar. A veces, al aceite sin filtrar también se le llama fresco.

Lo primero de todo, en Alacena del Xenil siempre hablamos de Aceite de Oliva Virgen Extra. A menudo conocido conocido como AOVE por los amantes de este producto.

Si no conoces la diferencia entre aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva virgen (no extra) y aceite de oliva (a secas), te lo explicamos brevemente en este artículo.

El aceite de oliva virgen extra es el aceite de mayor calidad. Cada vez mas personas lo consumen y por lo tanto se trata de un producto creciente interés.

¿Cuál es la diferencia entre AOVE filtrado y sin filtrar (o fresco)?

Es fácil entender que la principal diferencia entre ellos es el proceso de filtrado. El AOVE filtrado se somete a este proceso, mientras que el fresco no lo hace.

En su composición, la principal diferencia entre el aceite de oliva filtrado y sin filtrar es que éste último conserva algunos sólidos integrados en el zumo (micropartículas de aceituna) y pequeñas cantidades de agua (entre un 1% y un 3% de la cantidad total) también procedentes de la aceituna.

Características del AOVE filtrado y sin filtrar (o fresco)

El aceite filtrado elimina las micropartículas solidas de la aceituna, así como ese extra porcentaje de agua. Como resultado se consigue un aceite con un aspecto más brillante y limpio. Mediante este proceso se mejora la conservación del producto y se consigue una presentación comercial magnífica.

Una característica del aceite sin filtrar es su apariencia aún turbia y su color intenso. Su color verde y sabor amargo y picante lo distinguen claramente de un aceite de oliva filtrado, que tiene un aspecto limpio y brillante. Esto es una ventaja para el consumidor, que tiene la seguridad de que el aceite es fresco y se ha producido en la última campaña de aceituna.

Esto es debido a que los aceites de oliva sin filtrar decantan de manera natural en los depósitos. Este proceso dura entre 4 y 10 meses. Sin embargo, no hay una medida exacta del proceso de decantación al depender de la temperatura y de la variedad. Tras decantarse los aceites sin filtrar adquieren la misma apariencia que los aceites filtrados.

No obstante, no todo iba a ser favorable para los aceites sin filtrar. Su principal desventaja es la conservación, pues se recomienda que se consuman en el año. De nuevo el motivo es que los aceites sin filtrar se decantarán en los envases. Por tanto se recomienda su consumo lo más fresco posible y no tardar en consumirlo más de 12 meses desde su envasado.

Entonces, ¿cuál elijo?

Segun nuestra experiencia, siempre depende de lo que busquemos y cuándo queramos consumir el aceite.

Desde Alacena del Xenil recomendamos el aceite de oliva virgen extra sin filtrar para consumir en crudo tanto en desayunos como en ensaladas. Les aportará un sabor exquisito e inigualable.

Por el contrario, si queremos almacenar el aceite de oliva virgen extra durante más tiempo, recomendamos el aceite de oliva virgen extra filtrado. Es ideal tanto para consumir tanto en crudo como para cocinar a temperaturas muy elevadas, aportando unas características inigualables a nuestros guisos y frituras.

Dejar un comentario