AOVE Monte Olivos filtrado

AOVE Monte Olivos filtrado

73,4987,99

Aceite de Oliva Virgen Extra elaborado de forma tradicional desde la recogida de la aceituna, hasta la su extracción en frío y decantación en la Almazara. Debido a su alto contenido en polifenoles y antioxidantes naturales, lo hace especialmente indicado para la salud con un sabor suave al paladar y ligeramente amargo y picante. Las aceitunas predominantes del Aceite de Oliva Virgen Extra Monte Olivos son de la variedad hojiblanca provenientes de nuestro olivar de Puente Genil.
Tiene un uso muy diverso en la cocina, tanto para platos crudos o fríos como para guisos y platos fritos.

Limpiar
Formato

Caja de 3 unidades de 5l, Caja de 6 unidades de 2l

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “AOVE Monte Olivos filtrado”

No todos los aceites de oliva son iguales, y la calidad de los mismos está directamente relacionada con los efectos beneficiosos que son capaces de producir en el organismo humano, por lo tanto es importante conocer qué diferencia un aceite de oliva de un aceite de oliva virgen extra, cuya calidad es incomparable.

¿Qué diferencias existen entre el Aceite de Oliva y Aceite de Oliva Virgen?

El aceite de oliva es una mezcla entre aceite de oliva virgen y aceite de oliva refinado, siendo la diferencia entre ambos muy notoria y determinada por el proceso de obtención del aceite:

  • Aceite de oliva virgen: El aceite de oliva virgen es aquel que se extrae exclusivamente a través de procesos mecánicos de prensado en frío, no empleando ningún método que a través de la aplicación de calor logre aumentar la producción de aceite. Al obtenerse únicamente de la primera prensada este aceite mantiene todas sus propiedades intactas y posee el mayor grado de pureza.
  • Aceite de oliva refinado: Se trata de un aceite de oliva de baja calidad al cual posteriormente se le debe aplicar un sistema de refinamiento basado en la utilización de altas temperaturas, lo que permite eliminar las propiedades organolépticas negativas. Este tipo de aceite de oliva, si bien sigue siendo apto para el consumo humano, ha disminuido notoriamente sus propiedades y no puede considerarse un aceite puro.

La principal diferencia entre el aceite de oliva y el aceite de oliva virgen es que este último puede considerarse un aceite puro, en cambio, el aceite de oliva ha sido mezclado con aceites refinados y precisamente debido a esta mezcla su sabor es prácticamente insípido.

El Aceite de Oliva Virgen Extra

El aceite de oliva virgen extra puede considerarse como el mejor aceite de oliva y el que mayores propiedades organolépticas posee. En comparación con otros aceites de oliva vírgenes, el aceite de oliva virgen extra posee una menor concentración de ácido oleico y por lo tanto su acidez es cercana al 1 %.

Su baja acidez le confiere un intenso sabor afrutado, con un ligero toque ácido y un característico color verdoso.

Si bien su precio es mayor que el de otros aceites de oliva, se trata sin lugar a dudas de una de las mejores inversiones que se pueden realizar en beneficio de la salud, ya que el consumo habitual de aceite de oliva virgen extra es la mejor forma de obtener todas las beneficiosas propiedades del aceite de oliva.