AOVE Orólea Filtrado 5L (3 unidades)

Etiqueta:

AOVE Orólea Filtrado 5L (3 unidades)

81,00 69,00

Envío gratuito. Compra online y recíbelo en casa en 24-72h.

Aceite fresco filtrado de la campaña 2018/2019. Consulta aquí la diferencia entre aceite de oliva virgen extra fresco y filtrado. Para comprar online aceite de oliva virgen extra fresco (sin filtrar), visita aquí la otra versión del producto.

Aceite de oliva virgen extra (AOVE) de la exclusiva marca Orólea. Está elaborado de forma tradicional desde la recogida de la aceituna, hasta la su extracción en frío y decantación en la almazara. Debido a su alto contenido en polifenoles y antioxidantes naturales, lo hace especialmente indicado para la salud con un sabor suave al paladar y ligeramente amargo y picante.

Las aceitunas predominantes del aceite Orólea son de la variedad hojiblanca provenientes de nuestro olivar de Puente Genil, en la Campiña Sur Cordobesa.

Al ser un aceite filtrado, favorece su conservación y tiene un uso muy diverso en la cocina, tanto para platos crudos o fríos como para guisos y platos fritos.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “AOVE Orólea Filtrado 5L (3 unidades)”

Aceite de oliva virgen extra de la variedad hojiblanca

La variedad de olivo hojiblanca es típica de la zona central de Andalucía. Esta zona se corresponde con el Norte de la provincia de Málaga, el Sur de la provincia de Córdoba y la zona Este de la provincia de Sevilla. Su origen está asociado a la población cordobesa de Lucena, por eso también se le conoce por lucentina. La variedad de olivo hojiblanca se caracteriza la tonalidad marcadamente blanca del envés de sus hojas, de ahí su nombre.

La hojiblanca es una aceituna redondeada y de un calibre medio-alto en relación a otras variedades, como la arbequina y la picual. Por esta razón se utiliza tanto para aceituna de mesa como para elaborar aceite de oliva. El aceite que se produce de sus frutos tiene unas características medias en relación a otras variedades en cuanto a amargor. Por otra parte, su contenido de ácido oleico es medio, situándose en torno a un 65 a 70% del total de los ácidos grasos. Esto la hace más resistente a la oxidación a altas temperaturas que otras variedades como la arbequina o la royal. De esta manera, el aceite hojiblanca se puede usar para freír y para usar en crudo indistintamente.

Según las gentes de Córdoba y Málaga, es un aceite que «crece» bastante en la sartén. De este modo freír con él sale bastante más económico de lo que inicialmente pudiera parecer. El aceite hojiblanca tiene generalmente un color verde dorado. No obstante su color depende del estado de maduración del fruto en el momento de la molienda. Cuanto más verde sea la aceituna, más verde será el aceite que se obtenga. Los consumidores de aceite hojiblanca suelen ser muy fieles a su consumo: tiene un sabor y unos aromas bastante característicos.