Oloroso Semiseco ABUELAMARIA 75cl uva PX(Caja de 6 unidades)

Categorías: , .
Etiqueta:

Oloroso Semiseco ABUELAMARIA 75cl uva PX(Caja de 6 unidades)

41,69

Elaboración y crianza:

Procedente de nuestras centenarias Soleras de Oloroso y abocado ligeramente con Pedro Ximénez.

Consumo y cata:

Vino de aperitivo y postres excelente acompañante de Quesos, Dulces y Chocolate.

De color Ambar, limpio de bouquet a vino viejo, dulce y licoroso, se recomineda servir muy frio

Premios:

Bacchus de Oro 2014
International New Wine Awards Oro 2014
Salón Internacional Premios ARRIBE Oro 2014
Mezquita de plata 2014

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Oloroso Semiseco ABUELAMARIA 75cl uva PX(Caja de 6 unidades)”

Se cuenta una historia, que tiene todos los ribetes de ser legendaria, donde se afirma que la uva Pedro Ximénez, llegó a los pagos cordobeses de lo que hoy es la Denominación de Origen Montilla-Moriles de la mano de un soldado de los famosos tercios de infantería española. El soldado en cuestión era alemán y se llamaba Peter Siemens —cuya españolización daría el nombre de Pedro Ximénez a la uva que trajo—. Según esa historia, fue en el siglo XVI cuando trajo unas cepas pertenecientes a una variedad que se criaba en su tierra y logró que fructificasen en estas latitudes. Las cepas que traía, venían de alguno de los valles del Rin, que a su vez procedían de la isla portuguesa de Madeira y que hasta aquel lugar perdido en medio del Atlántico habían llegado procedentes de Grecia donde el vino era algo más que un producto.

Otra versión sitúa el origen del nombre de Pedro Ximénez en la castellanización de una palabra árabe cuya traducción vendría a ser gota dorada y que el origen de esta uva habría que buscarla en Al-Andalus. A comienzos del siglo XVI, cuando se dice que el soldado teutón trajo las cepas en su mochila, la desaparición de la frontera con los nazaríes, como consecuencia de fin de la guerra de Granada, propició unas condiciones de mayor seguridad en las tierras del sur de Córdoba permitiendo extender con mayor profusión el cultivo del viñedo. Un cultivo que incluso en Al-Andalus estaba mucho más extendido de lo que pudiera pensarse, dada la prohibición coránica de su consumo.

También está documentado que en el siglo XVI se cultivaba la variedad Pedro Ximénez en los «blancales» de Moriles o en tierras de Aguilar y Montilla y que ha llegado a nuestros días produciendo un vino excepcional.